Griselda Gambaro, Mauricio Kartún, Tito Cossa y Néstor Tirri recibieron el premio “Rosa de cobre” de la Biblioteca Nacional

Los referentes teatrales recibieron el prestigioso galardón en un encuentro en el que se resaltó la importancia de la democracia.
Los referentes teatrales recibieron el prestigioso galardón en un encuentro en el que se resaltó la importancia de la democracia.

Los referentes teatrales recibieron el prestigioso galardón en un encuentro en el que se resaltó la importancia de la democracia.

El Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno fue escenario de la entrega del Premio «Rosa de Cobre», un reconocimiento honorífico de la institución a la trayectoria de las y los escritores argentinos. El premio se creó en 2013 durante la gestión de Horacio González y desde entonces se han premiado a poetas, antropólogos, periodistas y autores de diversos géneros y disciplinas. Este año, el eje del reconocimiento escogido ha sido la dramaturgia.

Comenzado el acto, el ministro de Cultura, Tristán Bauer, saludó a los presentes en un día especial al cumplirse 40 años de la histórica jornada en la que Raúl Alfonsín fue elegido presidente tras siete años y meses de dictadura cívico-militar.

“Hace 40 años dejábamos atrás la cultura de la muerte, lo demoníaco se había instalado en la Argentina, y frente a esa situación espantosa surgió la resistencia. Recuerdo lo que significó la quema del Teatro Abierto por parte de la dictadura, lo único que lograron fue levantar semillas de libertad”, recordó el ministro. Luego, con sentidas palabras se dirigió a los homenajeados y les agradeció por su años de trabajo dedicados a la creación. “Ver esta rosa y tener presentes a cada uno de ustedes en esta sala honra a la cultura argentina. Su vida y obra es un ejemplo para todos nosotros y como ministro y como artista les quiero expresar mi más sincero agradecimiento por lo que hicieron, por lo que están haciendo y por lo que estoy seguro que harán a futuro”.

El director de la Biblioteca Nacional, Juan Sasturain junto a Guillermo David y Carlos Bernatek, parte del equipo de trabajo de la Biblioteca, recorrieron la trayectoria de cada uno de los homenajeados así como la historia de la creación del reconocimiento «Rosa de Cobre». Además, se preguntaron por qué no habían entregado con anterioridad Rosas de Cobre a los dramaturgos “¿será porque en alguna parte de nuestro inconsciente pensamos que no eran escritores, tal vez? Si fue así, estamos reparando eso ahora”, indicó con gracia el director.

Sasturain explicó que la «Rosa de Cobre» no se pensó como un premio ni un trofeo porque no es el resultado de una competencia contra alguien sino de alguien consigo mismo. “Me gusta pensar a la Rosa de Cobre como una materialización de un gesto de reconocimiento que encarna ese gesto consciente, meditado, sustentado en convicciones y conductas desplegadas en este hermoso y terrible tiempo de los argentinos. La Rosa de Cobre que ponemos en manos de estos escritores es un reconocimiento a una larga trayectoria coherente y sostenida a lo largo de una vida entera de trabajo, de fervor, de talento e inteligencia puestas al servicio de la construcción de una comunidad más justa, más plena y más digna para todos”.


Las y los premiados dialogaron con el público y con emoción agradecieron el reconocimiento otorgado por tantos años de trabajo y creación.

Griselda Gambaro dijo estar muy contenta de poder compartir actividades con el ministro Bauer, con «Tito» Cossa y Mauricio Kartun, a quienes conoce desde hace mucho tiempo​. La dramaturga hizo referencia a la situación actual del país y compartió un mensaje esperanzador con los presentes: “Me parece que Argentina está luchando por un espacio donde todos podamos gozar de la cultura y que esa cultura sea cada vez más inclusiva y más fuerte. Necesitamos un país más inclusivo y lo vamos a conseguir porque somos buenos, ¿no?”, se preguntó entre risas.


En sintonía, Mauricio Kartun destacó que Argentina tiene una actividad teatral sorprendente en este momento y que Buenos Aires triplica en estudiantes de teatro a cualquier capital europea. “Tenemos esta actividad porque hace 25 años conseguimos una ley nacional donde el trabajo teatral está protegido y promocionado. Entender el fenómeno de lo conquistado me remite a una mirada posible sobre la historia del mundo; un mundo donde el hombre es más feliz cuando está protegido en el trabajo, en la salud, cuando tiene acceso a la cultura. Cualquier plan que piense que son más importantes los números que las felicidades nos pone en guardia. No permitamos perder un metro de felicidad”, concluyó el escritor. También celebró que el reconocimiento haya sido para la dramaturgia porque son como una ‘raza aparte’. “Recibir este premio junto a «Tito», Griselda y Tirri me multiplica la alegría. La verdadera energía está en la comunidad”, señaló.


Luego, Roberto “Tito” Cossa contó que siempre le cae muy bien recibir premios y los recibe con orgullo. El escritor narró, con el humor popular que lo caracteriza, cómo el autor fue perdiendo diversas batallas en el mundo del teatro.

“Cuando empecé a escribir, a principios de los años 60, estaba vivo Brecht, Sartre, Arthur Miller, que eran escritores, y yo también quería ser escritor pero escribía diálogos. En los años 70, el rol del autor se desprestigió y empezó a ser guionista. ‘Vos sos el autor de la obra, pero yo soy el autor de la puesta’, nos decían. Los directores siempre tuvieron una lucha con el texto, les gusta agregar, acotar, modificar… con el tiempo entendí que esa batalla ya la ganaron ellos. Y así llegamos a esta situación donde la palabra contada, que llamaron realismo, fue perdiendo para dar paso un teatro más ligado a la imagen».


Exhibiendo su carnet N° 3928 de la Asociación Argentina de Actores confeccionado en 1969, Ernesto Tirri hizo un repaso por la la historia del teatro en los años 60, 70 y 80 recordando grandes obras y a personajes centrales para el teatro nacional.

«En los años 70 el Fondo Nacional de las Artes me otorgó una una beca para estudiar la dramaturgia argentina, a los autores de ese nuevo realismo que estaba presente. Admiraba la obra de Griselda, de Tito. La memoria, la identidad que se pierde en los diferentes exilios estaba presente en cada texto. El teatro nos hablaba de los cambios que se producen en la historia, de esos cambios que no son singulares. Fue una década increíble», recuerda Tirri.

Seguínos en:
Unite a nuestro canal de:
Ayudanos a seguir creciendo

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Podés leer también
Noticias

El Cine Teatro San Luis tiene nuevos horarios de visitas guiadas

Quienes deseen conocer el espacio ubicado en avenida Justo Daract y calle Profesor Berrondo, pueden hacerlo de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 19:00. Los recorridos son completamente gratuitos, pero es necesario reservar el turno previamente.